TEMAS

Sistema inmunológico débil, tratamiento y prevención.

Sistema inmunológico débil, tratamiento y prevención.

Sistema inmunológico débil: cuáles son las causas, las señales de advertencia y las consecuencias. Consejos útiles para fortalecerlo con el fin de prevenir graves consecuencias para nuestro organismo.

Un buen sistema inmunológico asegura una vida sana y nos protege no solo de huéspedes no deseados como bacterias, virus y parásitos, sino también de nuestras propias células, que han mutado debido a enfermedades graves como el cáncer. Desafortunadamente, nuestro sistema inmunológico no siempre funciona a la perfección: los órganos, las células y los tejidos no actúan como deberían cuando tenemos las defensas inmunitarias bajas.

Sistema inmunológico débil, las causas

¿Qué podría dañar nuestras defensas inmunológicas? ¡Las causas pueden ser muchas!

1) Una mala alimentación: una baja ingesta de macro y micronutrientes en nuestro organismo puede, a la larga, debilitar nuestro sistema inmunológico, haciendo que su acción protectora sea ineficaz.

2) Estrés: el estrés crónico con el consiguiente aumento de los niveles de cortisol predispone a nuestro organismo a resfriados y gripes estacionales, hasta problemas de salud más graves.

3) Abuso de drogas: el uso prolongado de drogas, particularmente antibióticos, puede comprometer el funcionamiento natural de nuestras defensas. Con el tiempo, algunas bacterias pueden desarrollar formas de resistencia al medicamento, cancelando así su eficacia.

4) Alcohol: la ingesta excesiva de alcohol, además de comprometer nuestras funciones mentales, puede debilitar la capacidad del sistema inmunológico para realizar sus funciones en defensa de nuestro organismo

%) Cambios estacionales: los cambios ambientales y climáticos pueden ser vividos por nuestro organismo de forma traumática. Pasar de un clima cálido a uno frío, y viceversa, puede cogernos desprevenidos, desestabilizando nuestro sistema inmunológico, que lucha por reajustarse inmediatamente a la nueva temperatura.

Sistema inmunológico débil, síntomas

Para entender si las defensas inmunitarias están bajas, podemos utilizar algunos factores muy indicativos:

  • Fatiga cronica
  • Dificultad para concentrarse
  • Gripe y resfriado
  • Dolor de garganta
  • Curación lenta
  • Recaídas continuas
  • Infecciones frecuentes
  • Alergias y erupciones cutáneas.
  • Hormigueo en manos y pies
  • Manos frías
  • Visión borrosa
  • Curación lenta de heridas.

Cabe señalar que algunos de los síntomas mencionados anteriormente pueden ser la alarma de otros problemas.

Cómo fortalecer el sistema inmunológico

Para preservar la salud de nuestro organismo es fundamental asegurarse de que nuestro sistema inmunológico funcione a la perfección; lo que significa mantener un estilo de vida y una dieta saludables. Cuidar tu cuerpo es lo mínimo que podemos hacer para garantizar una condición de bienestar continuo. En este sentido queremos sugerir algunas pautas para fortalecer nuestro sistema inmunológico

Siga una dieta saludable

Mantener una buena dieta alimentaria equivale a un sistema inmunológico saludable. A veces, sin embargo, nos vemos llevados a adoptar hábitos alimenticios correctos cuando ya es demasiado tarde. Para evitar que esto suceda, es necesario seguir constantemente una dieta variada y equilibrada.

Nuestra recomendación es consumir muchas frutas, verduras y proteínas magras. Limite al máximo la ingestión de azúcares, grasas saturadas y alcohol. T Empezar el día con un batido a base de frutas y verduras es una excelente opción para fortalecer nuestras defensas. Para más información, recomendamos leer los siguientes artículos: estos son centrifugados saludables y sabrosos para desintoxicar el organismo, limpiar los intestinos y restablecer el buen humor.

"5 recetas de centrifugado"

"Jugos de vegetales"

"Purificando centrifugado"

Dormir bien

Un sueño reparador y reparador es esencial para mantener fuerte nuestro sistema inmunológico. Gracias a un descanso saludable, el organismo es capaz de recuperar energías más rápidamente y volver a una situación de equilibrio óptimo. Dormir bien es por tanto un elemento fundamental para permitir que nuestro cuerpo afronte los días con un equipamiento extra. El insomnio y la inquietud constante son enemigos de la salud.

Siga la higiene

La higiene, especialmente la de las manos, puede ser una solución para reducir el contacto con microorganismos.
¡Lavarse las manos varias veces al día es tan importante como una dieta saludable! El entorno en el que vivimos también debe estar limpio si nos preocupamos por nuestra salud. Intenta ventilar las habitaciones con frecuencia y evita la acumulación de suciedad en zonas clave como el dormitorio, el baño o la cocina. ¡La higiene personal y el entorno en el que vivimos juegan un papel fundamental en la salud de nuestro sistema inmunológico!

Evitar el estrés

El estrés no es solo una respuesta de nuestro cuerpo al malestar provocado por una situación concreta. Si persiste con el tiempo, puede convertirse en una condición crónica, lo que resultaría en un debilitamiento del sistema inmunológico. No olvide que la acumulación de toxinas en el cuerpo aumenta el riesgo de enfermedad.


Video: Así funciona tu SISTEMA INMUNITARIO: cómo actúan las defensas? (Mayo 2021).