TEMAS

Bursitis, tratamiento y prevención

Bursitis, tratamiento y prevención

Bursitis: cómo entender los primeros síntomas. Los remedios naturales más efectivos para curar y prevenir esta dolencia.

La bursitis es una afección dolorosa que afecta pequeños sacos llenos de líquido, que actúan como un amortiguador entre los tendones, ligamentos y huesos que rodean la articulación y otras partes anatómicas. En la práctica, las bolsas (hay 150) actúan como amortiguadores naturales para hacer fluido el movimiento y asegurar la protección de las distintas zonas afectadas, que de otro modo sufrirían desgaste y traumatismos, provocando inflamación y dolor.

Cuando las bolsas mencionadas se inflaman, provocan un trastorno conocido como bursitis, una inflamación dolorosa y en muchos casos incapacitante. Las bolsas con mayor riesgo de inflamación son las que se encuentran en el hombro, el codo, la rodilla y la cadera.

Bursitis, remedios

Quienes padecen bursitis, además de dolor, experimentan hinchazón, rigidez y enrojecimiento de la zona afectada. Ante los primeros síntomas, es bueno contactar con su médico para que realice los tratamientos más adecuados. Mientras tanto, queremos sugerir algunos remedios naturales sencillos para reducir la inflamación y el dolor sin riesgo de efectos secundarios. ¡Tomar nota!

Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana es uno de los remedios más populares de las abuelas para tratar la bursitis. Gracias al uso de este extraordinario ingrediente natural, podemos restaurar la alcalinidad del cuerpo y así reducir la inflamación más rápidamente.

Las sales minerales que contiene, como magnesio, calcio, potasio y fósforo, ayudan a reducir los procesos inflamatorios que afectan a las articulaciones. Combinado con miel, el vinagre de sidra de manzana es un poderoso antiinflamatorio natural.

He aquí como proceder

  1. Vierta 120 ml de vinagre de sidra de manzana y 8 gramos de miel en un bol
  2. Mezclar los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Mojar una toalla en el producto obtenido y aplicarlo sobre la zona afectada durante unos 20 minutos.

Realizar el tratamiento todas las noches durante al menos 10 días.

Terapia de hielo

Se recomienda especialmente el hielo para reducir la hinchazón inicial y el dolor. Solo toma una bolsa de plástico y pon una docena de cubitos de hielo en ella. Una vez hecho esto, coloque la bolsa en la zona a tratar durante unos 15 minutos. Pasado este tiempo, levante la articulación afectada y descanse
El tratamiento se puede repetir varias veces durante el día.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales también demuestran ser realmente efectivos contra la bursitis. Los más adecuados son:

  • Aceite de nuez moscada: gracias a su acción analgésica y antiinflamatoria está indicado para tratar el dolor articular
  • Aceite esencial de menta: ¡nunca debe faltar en casa! El ingrediente principal de este aceite es el mentol, una sustancia utilizada desde la antigüedad para tratar el dolor y la inflamación.
  • Aceite de coco: gracias a sus propiedades terapéuticas, el aceite de coco ayuda a reducir el enrojecimiento y la sensación de ardor.

Para calmar el dolor basta con aplicar unas gotas de aceite en la zona dolorida y masajear con movimientos circulares.

Jengibre

El jengibre tiene propiedades terapéuticas verdaderamente extraordinarias. Gracias a su acción antioxidante, antiinflamatoria y analgésica, el jengibre mejora la circulación, condición necesaria en caso de bursitis

Para aprovechar los beneficios de esta raíz, basta con envolver 10 gramos de jengibre rallado en una gasa. Remoja la estopilla de jengibre en una taza de agua caliente durante unos 4 minutos. Deja que se enfríe un poco antes de aplicar la gasa. Dejar actuar unos 20 minutos. Repetir el tratamiento por la mañana y por la noche durante al menos 10 días.

Descanso

El descanso adecuado y la postura adecuada son fundamentales para aliviar los síntomas de la bursitis. Junto con el tratamiento que se le prescribirá, debe intentar minimizar los movimientos articulares.
La bursitis se desencadena como resultado de una sobrecarga o tal vez el roce de las articulaciones con los músculos cercanos a la bolsa serosa, por lo tanto, mover demasiado la articulación inflamada solo empeorará la situación.

Magnesio

Además del descanso, también hay que cuidar la nutrición; debe ser rico en magnesio, que es muy importante para la salud de las articulaciones, músculos y ligamentos. El magnesio se puede encontrar en plátanos, espinacas, avena, lentejas.

TENGA EN CUENTA: los remedios antes mencionados no deben sustituir en modo alguno la intervención del médico. ¡La bursitis es una enfermedad que no debe descuidarse!


Video: 10 Remedios Caseros para la Bursitis - Bursitis Síntomas y Tratamiento (Noviembre 2021).