TEMAS

Mala circulación en las piernas, remedios naturales.

Mala circulación en las piernas, remedios naturales.

Mala circulación en las piernas: las soluciones más efectivas, los remedios naturales más adecuados para mejorar la mala circulación y activar los sistemas circulatorio y linfático.

La mala circulación en las piernas es un problema muy común entre las mujeres, especialmente después de los 40 años: con el paso del tiempo, las arterias se vuelven más duras por lo que la circulación periférica está sujeta a alguna alteración.

Cambiar algunos hábitos diarios es vital si queremos prevenir, tratar o reducir la mala circulación. Puede resultar un poco molesto al principio, pero al final tendrás resultados positivos.

Mala circulación en las piernas, que remedios

Cuando se presentan síntomas como ardor, pesadez en las piernas, calambres dolorosos, hormigueo, hinchazón y edema, estamos en presencia de los primeros síntomas claros de un defecto circulatorio. Las consecuencias pueden ser desde alteraciones cutáneas y capilares visibles en los casos más leves hasta patologías reales como en el caso de varices o ulceraciones.
Es posible remediar los primeros signos de mala circulación; simplemente cambie algunos hábitos de estilo de vida incorrectos y use los remedios que nos ofrece la medicina natural.

Cambia tu postura

Para quienes hacen trabajos de oficina, es recomendable levantarse con frecuencia del escritorio y caminar un poco. Si el trastorno es bastante severo, es preferible apoyar las piernas en una silla y mantenerlas ligeramente elevadas durante al menos 30 minutos.
Si se ve obligado a permanecer quieto todo el día, es bueno que intente sentarse durante unos minutos cada hora o tal vez dar algunos pasos.

Durante viajes largos en avión o tren, use reposapiés y levántese de su asiento tanto como sea posible. Si realiza viajes muy largos en automóvil, haga paradas "técnicas" al menos cada hora

Ejercicio

No es necesario realizar actividad física competitiva; las caminatas cortas diarias son suficientes. Si tienes suficiente tiempo libre y no eres perezoso, puedes nadar, ir al gimnasio o tal vez ir a dar un paseo en bicicleta.

El ejercicio ligero y prolongado es fundamental para la activación de los sistemas linfático y circulatorio. Cualquier ejercicio que involucre las piernas ayuda a la circulación. Pruebe cualquier actividad que los mantenga en movimiento.

Beber líquidos

Una buena forma de contrarrestar la mala circulación en las piernas es beber líquidos. De esta forma, eliminaremos toxinas a través de la orina.

Es importante ingerir agua, jugos naturales e infusiones de hierbas. Para la mala circulación se recomiendan las infusiones a base de cola de caballo, hinojo, pepino o romero ya que son muy diuréticas. Evite el alcohol, las bebidas gaseosas y el café, porque tienen el efecto contrario.
No olvides beber 2 litros de agua y aumentar a 3 cuando hace calor o si practicas deporte.

Levanta las piernas

Una buena forma de contrarrestar la mala circulación es mantener las piernas elevadas periódicamente. Por ejemplo, cuando se sienta en el sofá a ver la televisión, puede poner los talones en una silla. Cuando te vayas a dormir, acuéstate con los pies sobre la cabecera o la pared durante unos minutos. Para dormir, puede colocar algunas almohadas debajo de las pantorrillas. La idea es hacer que las piernas estén más altas que el corazón.

Come más frutas y vegetales

Son ricas en agua y nutrientes, por lo que son perfectas para contrarrestar la retención de agua y la mala circulación en las piernas. Cuando nuestra dieta se caracteriza por proteínas y grasas, el sistema linfático se sobrecarga y no funciona como debería. Eliminar todos los alimentos que provoquen el colapso del intercambio de líquidos. En la medida de lo posible, asegúrese de que las frutas y verduras estén crudas o de temporada.

Ducha fría

Antes de salir del baño, dirija un chorro de agua fría sobre sus piernas. Alternar agua fría y caliente continuamente.
Este método proporciona un alivio inmediato cuando se siente dolor y fatiga.
También puedes repetir el procedimiento por la mañana para evitar las consecuencias de pasar varias horas con las extremidades aún en la misma posición.

Use calcetines especiales

Se conocen como medias de compresión graduada y se usan mucho durante viajes largos en avión. No comprimen las piernas y evitan la mala circulación así como la acumulación de líquidos. También te aconsejamos que evites los pantalones demasiado ajustados ya que no permiten el correcto retorno venoso.

Reduzca la sal y el azúcar

El sodio y la glucosa son dos enemigos del sistema linfático y circulatorio y, por ello, es de fundamental importancia reducirlos. La sal aumenta la presión arterial, promueve la retención de agua y dificulta la función renal. Reemplácelo con hierbas aromáticas o con sal marina (en pequeñas cantidades). El azúcar altera los niveles de insulina y nos hace engordar. Elija stevia, miel o algarroba para endulzar infusiones y dulces.

Masajear las piernas

Cuando llegue a casa, podrá disfrutar de una sesión de automasaje para mejorar la mala circulación en las piernas.

Una vez que haya terminado la ducha, utilizando la técnica de alternancia de agua fría y caliente, aplique gotas de aceite esencial de romero en sus manos y frote vigorosamente las extremidades inferiores desde los dedos de los pies hasta los muslos.
Por último, mantenga las piernas elevadas durante al menos media hora.

También te puede interesar el Drenaje linfático manual


Video: Cómo mejorar la circulación con un remedio natural (Junio 2021).