TEMAS

Mediación ambiental: la aplicación práctica del desarrollo sostenible

Mediación ambiental: la aplicación práctica del desarrollo sostenible

Desarrollo sostenible”: Un concepto demasiado inflado y utilizado en las facetas más variadas y posibles. Darle Objetivos SD colocado por las naciones unidas en 2015 a la altura de los incentivos nacionales, pasando por las políticas de desarrollo europeas, este paradigma ha adquirido diferentes caras y connotaciones que pueden hacerlo nebuloso y abstracto. Incluso los expertos no escapan a este vórtice ecológico que ha invadido todos los sectores de nuestra vida y es difícil trazar una línea entre la ideología y la aplicación práctica. En el Cámara de Arbitraje de Milán, la experimentación de mediación ambiental brindó la oportunidad de ver una posible aplicación práctica de este modelo de desarrollo. De la experimentación se ha convertido de hecho en una eficaz herramienta propuesta por la Sala Arbitral para poder dar a empresas, particulares y organismos públicos la posibilidad de gestionar de forma alternativa los conflictos ambientales.

Desarrollo sostenible y mediación ambiental: algunas definiciones

Ahí mediación ambiental es uno herramienta alternativa de resolución de disputas (ADR) que se dirige a todos los involucrados en disputas ambientales (ciudadanos, empresas, administraciones públicas) tanto nacionales como internacionales. Los conflictos ambientales no son muy aptos para recurrir a la justicia ordinaria, que se limita a establecer agravios y razones en tiempos a menudo demasiado prolongados. Por otro lado, es necesario encontrar, en poco tiempo, soluciones creativas, compartidas, efectivas y duraderas: situaciones de este tipo, si se gestionan correctamente, pueden convertirse en oportunidades de crecimiento y desarrollo. Cómo hacer este desarrollo sostenible?

La primera definición de desarrollo sostenible fue dada por el informe Brundtland en 1987: desarrollo sostenible es un desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer la posibilidadà de las generaciones futuras para satisfacer las suyas. Esta definición postula que los recursos con los que contamos son limitados y escasos y que debemos utilizarlos adecuadamente, pero sobre todo, debemos tenerlos pensando en las generaciones futuras. Esta descripción es tan fundamental como abstracta para el oído del ciudadano; es cierto que tenemos que pensar a largo plazo y gestionar mejor nuestros recursos para no agotarlos, pero, concretamente, ¿cómo podemos hacerlo?

Muchas instituciones han desarrollado varios manuales, como Las Directrices de la OCDE para Empresas Multinacionales. Se han creado certificaciones especiales que le permiten navegar mejor por las desconocidas aguas de la sostenibilidad. Además de la definición, a lo largo de los años se han desarrollado diversas técnicas que permiten que la actividad humana sea sostenible y todas ellas se basan en un mecanismo preciso: el equilibrio de los 3 intereses en competencia (económico, social y ambiental) que permean cualquier esfera de la actividad humana. No podemos pensar en crear el llamado "business as usual", orientado únicamente al lucro, sin tener en cuenta el impacto que esta actividad tendrá en el ámbito social o medioambiental. Incluso desde un punto de vista puramente económico, es fácil de entender: una actividad que no tenga en cuenta el barrio o el entorno circundante seguramente tendrá más dificultades a largo plazo para operar, exponiéndose a pérdidas económicas; piense en la tienda del pueblo o en el granjero. Ni siquiera podemos pensar en crear una actividad (a menos que sea una organización que viva de fondos) que se base única y exclusivamente en cuestiones éticas y sociales: sin sostenibilidad económica, ni los proyectos más bellos pueden continuar.

La idea general es que los preceptos de la sostenibilidad se sigan a priori, y la esperanza es que todas las formas de negocio tengan como base estos principios básicos, se basen en estas directrices y lineamientos generales, volviéndose perfectamente sostenibles y garantizando un futuro mejor para nuestros niños. La realidad es diferente. Aún con las mejores intenciones, tratando de seguir la mayor cantidad de normativas posibles y contar con las mejores certificaciones, dada la novedad y complejidad de la operación "seamos sustentables", se ha demostrado que tanto actores públicos como privados pueden encontrarse en situaciones de aparente conflicto vinculado a cuestiones sociales y ambientales.

El término "aparente" no se utiliza de forma casual, sino que adquiere un significado muy importante, en el sentido de que estos conflictos surgen por desconocimiento, falta de reglas, falta de transparencia y, muy a menudo, por ser nuevos y no tengo experiencia en su manejo. A menudo, ni los actores involucrados ni los tribunales, que no saben cómo resolver un problema más allá de decidir quién está equivocado o quién tiene razón, no tienen experiencia con él. Ahí mediación ambiental Ayuda a gestionar adecuadamente determinadas situaciones críticas y transformarlas en oportunidades de crecimiento a través del diálogo, la exploración de intereses, la discusión y la colaboración para encontrar una solución que satisfaga los intereses de todos.

El denominador común entre la mediación ambiental y el desarrollo sostenible: equilibrar intereses

Pero, ¿qué causa los conflictos que surgen en torno a los problemas ambientales? El gerente omnipresente es elasimetría de intereses; es decir, uno desequilibrio hacia uno de los 3 intereses fundamentales mencionados anteriormente: económico, social y ambiental. En los Estados Unidos, el lema se usa a menudo Gente, Planeta, Beneficio, lo que ilustra muy bien cómo esta tríada es interdependiente y ahora debe integrarse en cualquier actividad humana. Es muy importante equilibrar estos intereses no solo para asegurar una mejor calidad de vida para los presentes y un futuro más próspero para la posteridad; pero también porque la actividad en cuestión, la idea de negocio, tiene patas largas y puede prosperar durante mucho tiempo, y todo el que se abre camino en el mercado económico espera que su negocio dure en el tiempo.

En Mediación se crea un espacio de discusión e intercambio en el que miramos las posibilidades de futuro, y dando voz a todos los stakeholders intentamos reequilibrar estos 3 pilares fundamentales.

El desarrollo sostenible es una idea, una filosofía, pero el mediación ambiental representa su aplicación práctica, la herramienta para restablecer el equilibrio que le permite restaurar el espacio adecuado a cada dimensión; ambiental, económico y social.

Otro artículo relacionado nuestro que te recomendamos leer es Mediación ambiental: casos prácticos

Curado por Lea Di Salvatore



Video: Educación Ambiental y Desarrollo Sostenible - Catedrática María Novo - (Agosto 2021).