TEMAS

Cebolla egipcia: propiedades, como plantarla y recetas.

Cebolla egipcia: propiedades, como plantarla y recetas.

También llamado "Árbol de cebolla" o "Cebolla andante", la cebolla egipcia es una verdura bastante rara que se cultiva principalmente en Liguria, en las áreas de Ventimiglia y Valle della Nervia.

Aunque el nombre del cultivo es engañoso, se desconoce el origen exacto de este tipo de cebolla. De hecho, el adjetivo "egipcio" que compone el nombre sigue siendo un misterio. Un enlace con elcultura egipcia antigua se presume que se deriva del hecho de que los egipcios vieron en la forma esférica de la cebolla o en sus anillos concéntricos un símbolo de la vida eterna. Las cebollas incluso estaban presentes dentro de las tumbas de los faraones. Sin embargo, no sabemos con certeza si esta variedad deriva de la civilización antigua.

Como lo demuestra su nombre científico "Allium cepa proliferum“Las cebollas egipcias son cultivos particularmente prolíficos. Una vez plantadas, son capaces de dar vida a cebollas aéreas cada año y en los años siguientes a la primera cosecha su producción aumenta exponencialmente.

Cebolla egipcia: propiedades

La cebolla egipcia se cultiva y estudia en porcelana durante varios siglos. La literatura científica local ha descubierto que la cebolla egipcia pertenece al pequeño grupo de productos que estimulan el nervio trigémino en humanos. Esto se debe específicamente a la presencia de una enzima particular, la alina liasa, capaz de actuar no solo sobre los receptores del gusto, sino sobre todo el espectro sensorial del nervio trigémino. Es una propiedad fundamental para mantener sana la pulpa dental, protegiendo así los dientes.

Otras propiedades importantes también están asociadas con la cebolla egipcia. La verdura tiene, por ejemplo, altos porcentajes de Vitamina C, sustancia con múltiples funciones. La vitamina C es conocida en primer lugar por su eficacia para estimular las defensas del sistema inmunológico, especialmente en relación con la prevención y el tratamiento de resfriados, enfermedades respiratorias y síndromes gripales. La vitamina C también desempeña una acción antioxidante esencial, protegiendo al cuerpo deagresión de radicales libres y así contrarrestar el envejecimiento celular prematuro. Esta preciosa sustancia también es responsable de una contribución significativa en la producción de colágeno, una proteína que constituye la estructura de todos los tejidos del cuerpo, desde la piel hasta los músculos.

En la verdura también hay otros nutrientes como fútbol, fósforo, yodo y flúor.

Aunque rara vez se usa como hierba medicinal, la cebolla egipcia garantiza una multitud de otras acciones beneficiosas. La bombilla posee Propiedades anti-inflamatorias, antiséptico, antiespasmódico, diurético, expectorante, febrífugo y antihelmíntico. Si se consume, especialmente cruda, la cebolla egipcia es capaz de promover la salud general del cuerpo humano.

Cómo plantar la cebolla egipcia

los bulbo de la cebolla egipcia se debe plantar en el suelo o en una maceta grande, recordando que la verdura prefiere los suelos arenosos a los arcillosos. Si es posible, el bulbo debe colocarse en un lugar soleado, para promover el crecimiento de la planta.

Para un buen desarrollo es necesario no excederse en el riego incluso en los meses más calurosos del año, ya que la cebolla egipcia es sensible al exceso de agua. El suelo tampoco está necesariamente fertilizado con sustancia organica. La cebolla egipcia, de hecho, no es una planta muy exigente desde el punto de vista nutricional. También es un cultivo resistente, capaz de sobrevivir incluso en temperaturas bastante rígidas que llegan hasta menos veinte grados centígrados.

Entre los enemigos número uno de la cebolla egipcia se encuentran los caracoles que en una sola noche son capaces de destruir decenas de plantas. Otro enemigo por excelencia de la verdura es trips, un insecto muy dañino para muchos cultivos. El animal es capaz de dañar la cebolla egipcia tanto de forma directa, a través de picaduras en los bulbillos y hojas, como indirectamente, mediante la transmisión de enfermedades virales. A pesar de los ataques de los trips, las cebollas egipcias son en la mayoría de los casos muy resistentes, lo que vuelve a destacar su reputación de adaptabilidad y fuerza.

Cosecha de la cebolla egipcia

Ver el formación de clavos aéreos de la cebolla egipcia hay que esperar el período comprendido entre marzo y abril pero para su recolección es necesario esperar hasta el verano. El momento ideal para proceder es cuando el tallo de la planta se seca y se vuelve marrón, mostrando brotes de 5 a 10 centímetros y raicillas bien formadas.

Los bulbos, en cambio, se pueden recolectar en cualquier época del año, arrancándolos del suelo como se hace con cualquier otra variedad de cebolla. Para no perder el cultivo, durante la cosecha es bueno dejar siempre algunas cebollas en casa para que se reproduzcan para el año siguiente.

Cebolla egipcia en la cocina

La cebolla egipcia es muy valorada no solo por facilidad de adaptación y por la resistencia que lo distingue pero también por su bondad y su valor nutricional. Como cualquier variedad de cebolla, la egipcia también ofrece grandes posibilidades culinarias.

Cuando se recolecta antes de la madurez completa, es decir, antes de que se forme la característica túnica roja, los dientes aparecen, por ejemplo, particularmente adecuados para el decapado. Esta verdura también es excelente y saludable cuando se consume cruda, así como con un sabor muy delicado cuando se usa en sopas o como condimento para pastas.

Cebolla egipcia: recetas

La cebolla egipcia es un ingrediente versátil. Resulta adecuado para uno multitud de recetas que van desde sopas, combinadas con otras verduras y hortalizas como patatas, hasta sabrosos aperitivos. Un plato decididamente apetitoso es por ejemplo cebolla egipcia al horno. Veamos cómo hacerlo.

Después de cosechar los bulbos en pleno verano, las cebollas egipcias deben colocarse en una sartén, cubriéndolas solo con un vaso de agua y agregando una pizca de sal. A continuación, se deben cocinar las cebollas, ajustando la temperatura del horno a 200 °.

En cuanto las verduras pequeñas alcancen un aspecto ligeramente dorado, conviene sacarlas del horno para evitar que se quemen. Mientras tanto, ponga un poco de queso en otra sartén. La elección puede recaer en tipos como queso scamorza o fontina. Como siguiente paso, el queso debe cubrirse con cebollas recién cocidas.

Finalmente, se espolvorea todo con pan rallado y luego se mete la sartén al horno a una temperatura de 180 °. Cuando el queso comience a derretirse, puede quitar la sartén y servir el plato. El resultado será nada menos que excelente.


Video: CEBOLLA DE LA PROSPERIDAD: Todo lo que debes saber + recuperación . Jardines By Angie (Diciembre 2021).