TEMAS

Baño de espuma o jabón: ventajas y desventajas

Baño de espuma o jabón: ventajas y desventajas

Baño de espuma o jabón: ventajas y desventajas - El momento histórico actual nos ve como protagonistas de grandes cambios: el planeta está en peligro y con él también el ser humano y su bienestar. Vivir en un lugar sano y limpio tiene efectos beneficiosos para la persona, además de vivir en un lugar insalubre.

Hay muchos movimientos que requieren la adopción de políticas ambientales sostenibles por parte de los altos cargos de los gobiernos y esto es fundamental: mientras esperamos que esto suceda, recordemos que como consumidores tenemos un enorme poder en nuestras manos.

Baño de jabón o de burbujas: impacto ambiental

Cualquier acción que emprendamos, incluso la más pequeña, tiene un impacto medioambiental: es nuestra responsabilidad precisa, hoy más que nunca, trabajar para reducirlo. Un ejemplo trivial: cuántas botellas de
gel de ducha que consumimos al mes? En promedio, un par de ellos se consume en una familia, alrededor de 24 por año por cada hogar. Si multiplicamos este número por todas las familias de una nación y
luego, nuevamente, para el número de países que existen en el mundo (al menos aquellos en los que la población no vive por debajo de la línea de pobreza) el número se vuelve importante.

LA las botellas de baño de burbujas son de plástico, material reciclable pero no para siempre. Dado que los datos hablan por sí solos y que el porcentaje de materiales destinados al reciclaje es mínimo en comparación con los bienes producidos, recordemos que debido a la composición química del plástico (del que hay muchos tipos) fruto de algún reciclaje, el el material se deteriora hasta el punto de impedir un mayor reciclaje. Se trata de la producción de residuos sin clasificar, que son eliminados por incineradores que producen toneladas de emisiones de gases tóxicos que contribuyen al aumento de la temperatura atmosférica, responsable de numerosos desastres.

Finalmente, recordemos que todos aquellos plásticos definidos como "biodegradables" o "compostables" - a pesar de la redacción engañosa - están lejos de ser eco-sostenibles. Para que un material se biodegrada es necesario que exista una bacteria capaz de transformarlo: los plásticos "biodegradables", también creados a partir de aceites, tienen una composición química que permite su rápida degradación (no biodegradación) o la simple descomposición en diminutos partículas de material plástico, que se encuentran dispersas en el medio ambiente y son imposibles de recuperar.

Los compostables, en cambio, aunque producidos a partir de materiales naturales (como el almidón de maíz) se descomponen pero exclusivamente a través de sistemas específicamente equipados, que tienen ciertos parámetros de temperatura, oxigenación y humedad: ciertamente no en la bolsa húmeda.

Un simple gesto como usar pastillas de jabón vendidas en cartón o al por mayor, en lugar del baño de burbujas, ayuda a reducir nuestro impacto doméstico. Sin embargo, al ser automáticos, los hábitos no son fáciles de cambiar de un día para otro: es necesario evaluar y experimentar para encontrar la mejor solución para uno mismo, compatible con los recursos propios.

Baño de jabón o de burbujas: eficacia

Cada persona tiene un pH cutáneo diferente, que varía de 4,2 a 5,6, en función de numerosos factores subjetivos: por ello, es importante encontrar un jabón adecuado para la persona. Como con cualquier
producto, el correcto se identifica probando diferentes hasta encontrar uno que se adapte a sus necesidades.

La producción de pastillas de jabón sigue procesos más naturales que los baños de burbujas, ricos en agentes químicos nocivos para el organismo: la piel (junto con el hígado, los riñones, el colon y el sistema respiratorio) es una de nuestras herramientas para depurar toxinas, por lo que Es importante cuidarlos bien. Siempre debemos aprender a leer las etiquetas sin caer en las trampas del marketing que nos empujan a comprar un producto sin tener una conciencia real de los efectos en el organismo.

Jabón o gel de ducha: comodidad

El baño de burbujas en botella es ciertamente mucho más fácil de encontrar: cada supermercado o tienda de cuidado corporal ofrece al consumidor una amplia gama de productos para elegir. A veces, las pastillas de jabón son más difíciles de encontrar o la elección es menor. Sin embargo, últimamente, cada vez son más las empresas que empiezan a producir pastillas de jabón de calidad, por lo que la elección es cada vez mayor: tanto desde el punto de vista de dimensiones, fragancias y componentes. Existen jabones de almidón de arroz para las pieles más delicadas, los de lavanda y caléndula para pieles con tendencia a irritaciones, carbón, flor de azahar, almendra y mucho más. También recuerde que es más fácil para los viajeros llevar artículos de tocador sólidos debido a las restricciones de líquidos del aeropuerto.

Jabón o gel de ducha: comodidad económica

Desde el punto de vista económico, sin duda el jabón gana. Los costos, de hecho, son similares: la diferencia radica en la duración del producto. Un gel de ducha líquido, por su consistencia, suele utilizarse en mayor cantidad en la ducha. Del jabón, sin embargo, se utiliza el necesario. Por tanto, a largo plazo, el número de pastillas de jabón que se pueden utilizar durante un año es menor que el de una botella de baño de burbujas. Incluso un gesto que puede parecer insignificante tiene un impacto ambiental y cambiar nuestros hábitos de manera responsable es el primer paso hacia el cambio.

Por Laura Zunica, fundadora del blog PI0 - Zero Impact Project www.progettoimpattozero.org



Video: BOMBAS de BAÑO GIGANTES - COSAS GRANDES #6 (Septiembre 2021).