TEMAS

Dolor de cabeza tensional: reconocerlo y curarlo

Dolor de cabeza tensional: reconocerlo y curarlo

Allí cefalea tensional, o dolor de cabeza tensional, es el tipo más común de dolor de cabeza. Aunque es difícil decir con precisión qué tan extendido está, dado que las estimaciones son muy diferentes entre sí, es cierto que la mayoría de las personas padecen cefalea tensional al menos una vez en la vida.

Pero, ¿cuáles son los síntomas de esta condición? ¿Cuales son las causas? ¿Y cómo se trata?

¡Descubrámoslo juntos!

Los síntomas del dolor de cabeza tensional

los dolores de cabeza tensionales generalmente se perciben debido a la presencia de una "banda adolorida" en la frente. Pueden durar desde unas pocas horas (con más frecuencia) hasta varios días (más raramente) y, por regla general, aunque son incómodos y agotadores, no perturban el sueño. La mayoría de las personas pueden seguir trabajando y realizando sus actividades habituales, dado que las molestias no empeoran con la actividad física. Por otro lado, puede haber cierta sensibilidad a la luz o al ruido.

Estos dolores de cabeza por tensión generalmente se sienten en ambos lados de la cabeza (pero con mayor frecuencia en el frente).

Las causas del dolor de cabeza tensional

los causas del dolor de cabeza tensional no están claros. Aunque en algunos casos se desarrolla como consecuencia de la tensión muscular, en otros casos los dolores de cabeza tensionales aparecen sin motivo aparente.

Sin embargo, podemos resumir que la mayoría de las causas de esta afección son atribuibles a:

  • tensión emocional, ansiedad, fatiga o estrés,
  • tensión física en los músculos del cuello,
  • tensión ocular,
  • hambre,
  • factores físicos como la luz solar, el frío, el calor, el ruido, etc.

También se establece que la genética también puede ser un factor de riesgo. Por lo tanto, algunas personas pueden heredar una tendencia a ser más propensas a desarrollar dolores de cabeza por tensión que otras cuando están estresadas o ansiosas.

Tratamiento de la cefalea tensional

Puede hacer frente al dolor de cabeza tensional con varios tratos.

Por supuesto, lo mejor que puede hacer es intentar averiguar qué es lo que le está causando dolor de cabeza. Dicho esto, también es cierto que incluso los cambios sencillos en el estilo de vida pueden ayudar: una caminata, un poco de ejercicio o simplemente un descanso de la rutina habitual pueden ser de gran ayuda para encontrar un mejor bienestar.

Entre los otros remedios más prácticos, ciertamente podemos incluir un masaje de cuello y hombros, la aplicación de un paño tibio en el cuello, la reducción de la ingesta de cafeína, una mayor hidratación, una dieta más sana y equilibrada. También puede ayudar a reducir el grosor de la almohada sobre la que duerme.

Lea también: Diario de dolor de cabeza

En el caso de que las molestias sean particularmente persistentes, las más comunes analgésicos Suelen desempeñar un papel muy activo en el alivio de los dolores de cabeza por tensión. En cualquier caso, no exagere: nunca debe tomar analgésicos para los dolores de cabeza durante más de un par de días, y siempre debe consultar a su médico antes de hacerlo.

El primer medicamento en esta área es sin duda el paracetamol. Tan pronto como comience el dolor de cabeza, se puede tomar una dosis completa: la puntualidad es muy importante, porque la ingesta inmediata del medicamento puede prevenir el dolor de cabeza de manera más efectiva que tratarlo una vez que se haya desarrollado por completo.

Las alternativas al paracetamol son los medicamentos a base de ibuprofeno. Nuevamente, algunas recomendaciones son útiles: aunque son particularmente efectivas para detener los dolores de cabeza, algunas personas experimentan el desarrollo de efectos secundarios como problemas de estómago. Es por esta razón que muchos médicos sugieren probar primero con paracetamol, que generalmente es mejor tolerado por el cuerpo.

En resumen, como hemos podido recordar en las últimas líneas, la cefalea tensional puede ser el resultado de una larga serie de causas y, en ocasiones, ni siquiera se sabe cuál es el factor determinante que desencadenó esta condición.

Precisamente por ello, y para evitar tomar tratamientos que quizás no puedan aportar un beneficio estable a tu bienestar, nuestra sugerencia solo puede ser hablar con tu médico sobre tus condiciones de salud, sobre todo si el problema tiende a repetirse. con frecuencia, y si los principales remedios naturales y los cambios en el estado de vida no han dado los resultados deseados.