TEMAS

Calefacción de hidrógeno: una mirada al futuro del calor doméstico

Calefacción de hidrógeno: una mirada al futuro del calor doméstico

Cada vez más personas se preguntan si en un futuro próximo calentamiento de hidrógeno si reemplazará o no las tradicionales calderas de gas que muchos de nosotros tenemos en nuestro departamento.

Por otro lado, si bien es cierto que la energía solar, hidroeléctrica y eólica están jugando un papel cada vez más creciente en el panorama energético italiano y europeo, no todo se puede alimentar de esta forma con la actual fuerza tecnológica.

De ahí la necesidad de mirar más amplia y extensamente, quizás descubriendo que lahidrógeno Puede ser un combustible ideal para renovar las calderas de gas existentes, que parecen ser particularmente resistentes a las nuevas tecnologías renovables.

Pero no solo. Como veremos en las siguientes líneas, no solo se puede mejorar la eficiencia de las calderas de gas cambiando a hidrógeno, sino que se puede aumentar la eficiencia mínima de las calderas actuales con variaciones estructurales mínimas. ¿Pero cómo?

Invierta en calefacción de hidrógeno

Buena noticia que acerca a nuestro país y a todo el continente calentamiento de hidrógeno es el hecho de que cada vez se inviertan más para tratar de entender cómo hacer evolucionar la calefacción de las viviendas de tal forma que sean alimentadas por hidrógeno.

Y, tenlo en cuenta, cada vez más personas creen que en realidad cambiar a hidrógeno como elemento que podría alimentar los sistemas de calefacción domésticos está cada vez más cerca del presente.

Por ejemplo, una de las principales razones por las que calentamiento de hidrógeno tanto el futuro, es que requiere relativamente pocas inversiones en infraestructura en comparación con la condición actual. De hecho, los gasoductos y los accesorios existentes serían adecuados para la transición al hidrógeno, en comparación con los combustibles actuales, sin requerir demasiado trabajo en los mismos elementos. Además, el hidrógeno es un gas que se considera bastante seguro para el uso doméstico, sin que por ello suponga ningún cambio en el planteamiento actual para la serenidad de los usuarios domésticos. Además, se espera que la mayoría de los aparatos sigan siendo utilizables incluso si el cambio al hidrógeno se hiciera hoy.

Lea también: Calentamiento global: 80 millones de puestos de trabajo menos

Las ventajas del hidrógeno

En resumen, todos los elementos anteriores llevan a la conclusión de que el calentamiento de hidrógeno podría ser una gran ventaja para todos. Y dado que los grandes cambios en la política energética a menudo cuestan mucho dinero, saber que puede cambiarse al hidrógeno a un precio relativamente bajo podría ser la clave para acelerar el trabajo y dar un nuevo paso en la economía: energía limpia. Con unos costes iniciales reducidos para los contribuyentes y los consumidores, la calefacción con hidrógeno parece, por tanto, muy prometedora, con bajas emisiones de carbono.

Los beneficios para el medio ambiente

Por supuesto, el futuro no parece estar tan cerca. Y es una lástima, especialmente para el medio ambiente.

Actualmente, de hecho, el calderas de gas usar gas natural, que consiste principalmente en metano y algunos otros hidrocarburos. Cuando se queman, se libera CO2 a la atmósfera, dañando el medio ambiente. El hidrógeno, por otro lado, es "sólo" hidrógeno, y las emisiones de carbono provienen principalmente de la producción y no del consumo.

En resumen, en comparación, el calentar un hidrógeno parece ser una alternativa mucho mejor a las calderas de gas natural en términos de emisiones de carbono.

Desafortunadamente, sin embargo, existe un problema: producir hidrógeno con bajo contenido de carbono es actualmente muy caro. Hacer que la producción de hidrógeno bajo en carbono sea rentable es, en parte, el objetivo de las nuevas inversiones que se están planificando en el contexto, con la esperanza de que pronto se pueda alcanzar un resultado final reconfortante.

Actualmente, de hecho, más de la mitad de la factura mensual promedio de las familias italianas proviene de la calefacción de la casa, lo que representa el costo más significativo para el consumidor nacional. Reducir este número se ha convertido en una prioridad para muchos gobiernos europeos y, en ellos, también para el italiano.

Por tanto, solo nos queda esperar que realmente podamos planificar una transición coherente al hidrógeno, como nuevo elemento útil para poder alimentar las calderas de última generación que pueden permitir una calefacción doméstica eficaz, eficiente, de bajo coste y de bajo impacto. ambiente.

Por el momento, solo unos pocos proveedores parecen estar preparados en este contexto. Pero, si las tecnologías realmente se hacen masivas, estamos seguros de que las cosas cambiarán en poco tiempo.


Video: La Estafa del Hidrógeno Vehicular (Septiembre 2021).